Saltar al contenido
Batalla de Bitonto
Portada » En 1734, el conde de Montemar derrota a los austriacos en la Batalla de Bitonto, y España reconquista el Reino de Nápoles.

En 1734, el conde de Montemar derrota a los austriacos en la Batalla de Bitonto, y España reconquista el Reino de Nápoles.

La Batalla de Bitonto, librada el 25 de mayo de 1734 en Italia, marcó un punto crucial en la historia militar europea y en el destino del Reino de Nápoles. Fue un enfrentamiento que vio a las fuerzas españolas, lideradas por el Conde de Montemar, derrotar de manera contundente a los austriacos, bajo el mando del príncipe de Belmonte. Este choque bélico no solo representó una victoria militar estratégica, sino que también cambió el panorama político en la región.

Tras el fracaso en la Guerra de la Cuádruple Alianza, Felipe V de España vio en la guerra de sucesión polaca una oportunidad para reclamar el dominio español en Nápoles. Reuniendo un ejército de 40,000 hombres bajo el liderazgo del Conde de Montemar, España cruzó los Estados Pontificios e invadió Nápoles en 1734. La coronación del infante Carlos como rey de Nápoles el 10 de mayo de ese mismo año marcó el inicio de la campaña militar española para recuperar el control del territorio.

La Batalla de Bitonto se desencadenó cuando las tropas españolas se enfrentaron a los austriacos en las cercanías de Bitonto. A pesar de la resistencia inicial y la ventajosa posición defensiva de los austriacos, las fuerzas españolas lograron una victoria decisiva. Con un despliegue estratégico y una valiente ofensiva, el ejército español derrotó al enemigo, causando la retirada y la rendición de las tropas austriacas.

Las consecuencias de esta batalla fueron significativas. La aplastante victoria española llevó a la captura de más de 2,000 prisioneros, la confiscación de numerosos cañones y estandartes enemigos, y la rendición de las ciudades estratégicas de Bitonto y Bari. Además, el virrey austriaco se vio obligado a huir, dejando el control del Reino de Nápoles en manos españolas.

La Batalla de Bitonto consolidó el dominio español sobre Nápoles y Sicilia, y allanó el camino para el tratado de Viena de 1738, que confirmó el retorno de estos territorios a la dinastía borbónica. Como reconocimiento a su brillante victoria, Carlos de Borbón nombró al Conde de Montemar Duque de Bitonto y erigió un obelisco en el campo de batalla para conmemorar el triunfo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Te puede interesar...

  • La Leyenda del Crimen de MariCuchilla
    La Leyenda del Crimen de MariCuchilla

    En el día de hoy, les contaremos una historia escalofriante que ha aterrorizado a muchas generaciones en Oviedo. Se trata de la leyenda de Maricuchilla, una joven misteriosa y herm…

    La leyenda del Cazador Maldito
    La leyenda del Cazador Maldito

    Les contaré una historia llena de misterio y condena eterna. Se trata de la historia del Ehiztari beltza, La leyenda del Cazador Maldito. Según el antropólogo Julio Caro Baroja se …

    Los Almendros de Medina Azahara
    Los Almendros de Medina Azahara

    Hace muchos siglos, cuando España todavía era Al-Ándalus, existía una ciudad palatina como ninguna otra, construida por el poderoso califa Abderramán III, una ciudad que bien …

    Pedro El Cruel y el Candilejo de Sevilla
    Pedro El Cruel y el Candilejo de Sevilla

    En el día de hoy, les traemos una de las historias más comentadas y conocidas, se trata de la leyenda del Candilejo de Sevilla. Resulta, que en la ciudad de Sevilla, allá por el si…

    La Leyenda de la Cruz de Caravaca
    La Leyenda de la Cruz de Caravaca

    Hoy hablaremos sobre la famosa Leyenda de la Cruz de Caravaca, un símbolo lleno de poder y protección que ha sido objeto de fascinantes historias a lo largo del tiempo. Cuenta la h…

    La casa del Dragon
    La Casa del Dragon y Wilfredo

    La Casa del Dragon y Wilfredo, es una historia fascinante que nos transportará a tiempos pasados, donde valientes guerreros luchaban contra temibles dragones. Esta leyenda ha …

  • No puedes copiar el contenido de esta página