Saltar al contenido
Batalla de Jemmingen
Portada » En 1568, el ejército español, al mando de Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel, derrota en la batalla de Jemmingen al ejército rebelde de los Países Bajos comandado por Luis de Nassau.

En 1568, el ejército español, al mando de Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel, derrota en la batalla de Jemmingen al ejército rebelde de los Países Bajos comandado por Luis de Nassau.

La batalla de Jemmingen, librada el 21 de julio de 1568, fue un enfrentamiento crucial en la Guerra de los Ochenta Años, donde el ejército español, bajo el mando de Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel, III duque de Alba, obtuvo una victoria decisiva sobre el ejército rebelde de los Países Bajos comandado por Luis de Nassau.

Contexto Histórico

La Guerra de los Ochenta Años, que comenzó en 1568, fue una prolongada lucha por la independencia de los Países Bajos del dominio español. Los conflictos religiosos y económicos habían intensificado las tensiones, llevando a diversas rebeliones contra la monarquía hispánica. En este contexto, la batalla de Jemmingen se convirtió en un punto crucial que consolidó temporalmente el control español sobre los territorios rebeldes.

Campaña Previa

Antes de la batalla de Jemmingen, Luis de Nassau había conseguido una victoria en la batalla de Heiligerlee, lo que le permitió avanzar y amenazar la ciudad de Groninga. Sin embargo, el duque de Alba, un comandante experimentado y astuto, logró evitar una confrontación directa a través de una serie de escaramuzas que forzaron a los mercenarios holandeses a retirarse. Luis de Nassau, en un movimiento estratégico, se posicionó en una península entre los ríos Ems y Dollar, utilizando el terreno inundado para obstaculizar el avance español.

Desarrollo de la Batalla

A pesar de las dificultades impuestas por el terreno inundado, el ejército español avanzó con determinación. Con el agua a la altura de las rodillas, las tropas españolas, lideradas por los capitanes Marcos de Toledo, Diego Enríquez y Hernando de Añasco, lograron capturar un puente crucial. Al darse cuenta de la importancia del puente, Luis de Nassau envió 4000 hombres para recuperarlo, pero los españoles resistieron tenazmente hasta que llegaron los refuerzos del Tercio Viejo de Lombardía y el Tercio Viejo de Sicilia, liderados por Juan de Londoño y Julián Romero, respectivamente.

Estrategia del Duque de Alba

El duque de Alba utilizó una táctica ingeniosa al no enviar refuerzos inmediatos a Londoño y Romero, dejando que sus tercios viejos sirvieran como cebo. Luis de Nassau, creyendo que tenía una ventaja numérica, lanzó un ataque masivo. Sin embargo, los arcabuceros españoles mantuvieron su posición y lanzaron una descarga de fuego que frenó y desmoralizó al enemigo. La confusión y el pánico se apoderaron de las tropas de Nassau, que comenzaron a huir en desbandada.

Resultado y Consecuencias

La persecución de las tropas rebeldes por parte de los tercios españoles convirtió la batalla en una carnicería. Se estima que alrededor de 6000 soldados neerlandeses murieron, muchos de ellos ahogados en los canales y el río Ems. Luis de Nassau, en un desesperado intento por escapar, se disfrazó y nadó para salvar su vida.

La victoria en Jemmingen destruyó por completo el ejército de Luis de Nassau y dejó al duque de Alba en una posición de fuerza para enfrentar a Guillermo de Orange, a quien derrotaría meses después en la batalla de Jodoigne. Esta victoria consolidó el control español sobre los territorios rebeldes y retrasó significativamente los esfuerzos de independencia de los Países Bajos.

Importancia Histórica

La batalla de Jemmingen destacó la habilidad táctica y la valentía de las tropas españolas, así como la eficacia de los tercios en el combate. Esta victoria reafirmó temporalmente el dominio español en los Países Bajos, aunque la lucha por la independencia continuaría hasta el final de la Guerra de los Ochenta Años en 1648. La figura del duque de Alba, pese a su controvertido legado, se consolidó como uno de los comandantes más destacados de su tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No puedes copiar el contenido de esta página