Saltar al contenido
Cantón de Cartagena
Portada » En 1873, en Cartagena, un levantamiento federalista instaura el Cantón de Cartagena, que resistirá seis meses al asedio gubernamental.

En 1873, en Cartagena, un levantamiento federalista instaura el Cantón de Cartagena, que resistirá seis meses al asedio gubernamental.

En 1873, en la ciudad de Cartagena, España, se produjo un levantamiento federalista que instauró el Cantón de Cartagena, un suceso conocido como la insurrección del Cantón Murciano. Este evento tuvo lugar en el marco de la Primera República Española, durante un período de gran inestabilidad política y social. El objetivo del levantamiento era establecer una república federal en España, comenzando desde la base sin esperar a la elaboración de una nueva constitución por las Cortes Constituyentes.

El 12 de julio de 1873, los republicanos federales «intransigentes» en Cartagena iniciaron la rebelión, proclamando el Cantón Murciano. La idea era que la provincia de Murcia se constituyera en un cantón federal con personalidad jurídica y política propia. Sin embargo, debido a la fuerte resistencia de las fuerzas gubernamentales, la insurrección se centró principalmente en Cartagena, que se convirtió en el epicentro del conflicto. La ciudad, que contaba con una base naval fortificada, resistió el asedio gubernamental durante seis meses, hasta el 12 de enero de 1874.

La insurrección comenzó cuando el regimiento de África se negó a relevar a la guarnición del fuerte de Galeras, compuesta por voluntarios republicanos. A partir de este momento, se constituyó la Junta Revolucionaria de Salvación Pública, que proclamó el Cantón Murciano y tomó control de la ciudad, incluyendo la base naval y los barcos de guerra allí fondeados. La flota española, que incluía importantes buques como las fragatas blindadas Numancia, Tetuán y Vitoria, se unió a la causa cantonalista, fortaleciendo la posición de los rebeldes.

La proclamación del Cantón de Cartagena fue vista como un acto de defensa de la República Federal, y la Junta Revolucionaria justificó su acción argumentando que la demora del gobierno en establecer una federación ponía en peligro la libertad y la justicia en España. El levantamiento se extendió inicialmente a otras ciudades de la provincia de Murcia, aunque muchas de ellas fueron rápidamente retomadas por las tropas gubernamentales.

Durante el asedio, la ciudad de Cartagena sufrió intensos bombardeos y enfrentó una severa escasez de suministros. A pesar de la resistencia, la situación se volvió insostenible, y el cerco se fue estrechando poco a poco. Las tropas gubernamentales, bajo el mando del general Martínez Campos primero y del general José López Domínguez después, lograron finalmente tomar la ciudad en enero de 1874.

El levantamiento del Cantón de Cartagena es un episodio significativo en la historia de España, representando la lucha por la descentralización y el establecimiento de un sistema federal durante un período de gran convulsión política. La resistencia de Cartagena, aunque finalmente derrotada, simboliza el fervor y la determinación de los republicanos federales en su búsqueda de una organización política más justa y equitativa. Este evento dejó una huella profunda en la historia de la ciudad y en la memoria colectiva de la región de Murcia, siendo recordado como un momento clave en la lucha por la libertad y la autonomía regional en España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No puedes copiar el contenido de esta página