Saltar al contenido
Portada » La Leyenda de la Cruz de Caravaca

La Leyenda de la Cruz de Caravaca

La Leyenda de la Cruz de Caravaca

Hoy hablaremos sobre la famosa Leyenda de la Cruz de Caravaca, un símbolo lleno de poder y protección que ha sido objeto de fascinantes historias a lo largo del tiempo.

Cuenta la historia que en el año 1099, tras una corto asedio, los ejércitos de la primera cruzada lograron conquistar Jerusalén, esta victoria fue un gran hecho que se celebro en todo el cristianismo, pero los templarios, temerosos de perder las reliquias de Cristo, decidieron dividir la Cruz en la que supuestamente fue crucificado. Esta medida tenía un fin muy claro, en caso de futuros robos o saqueos, al menos no perderían por completo la tan preciada reliquia.

Se cuenta que un trozo de esa cruz fue utilizado para crear el pectoral del Patriarca Roberto, quien fue el primer obispo de Jerusalén después de la conquista, se dice que existe documentación de la presencia de la cruz en el año 1229 en la ciudad Santa, pero dos años después, ese pedazo apareció milagrosamente en Caravaca.

¿Pero cómo llegó hasta allí? Hay varias versiones sobre este hecho, pero una dice que los Templarios que acompañaron a las huestes de Jaime I en sus campañas, llevaron la cruz hasta Caravaca cuando Jaime acudió a ayudar a su sobrino Alfonso X, conocido como el Sabio.

En una ocasión, según se cuenta, cuando la cruz se encontraba en posesión de la orden del temple, unos musulmanes sitiaron el castillo-santuario de la orden. Los sarracenos no dejaban entrar comida ni agua, y contaminaron los pozos del castillo para asi hacer que los cristianos se rindieran. Al poco tiempo, los caballeros templarios salieron a caballo y lograron romper el cerco musulmán, logrando asi salvar la ciudad, pero ¿Cómo podían los cristianos haber reunido las fuerzas suficientes? ¿Cómo era posible que esos soldados se mantuvieran en pie? parece ser, que los templarios bendijeron los pozos y el vino con la cruz de Caravaca, logrando asi descontaminar los pozos y permitiéndoles reunir las fuerzas suficientes.

Otra versión dice que, cuando la ciudad de Caravaca se encontraba bajo el poder de un emir musulmán, este recibió una partida de prisioneros cristianos. El emir, decidió dejarles practicar sus oficios comunes, y entre ellos habia un sacerdote cristiano. Al emir aquello no le importó, y decidió dejarle celebrar una misa, pero el sacerdote necesitaba de un crucifijo para poder hacer la misa ya que no disponía de ninguno. Fue entonces ocurrió el milagro, dos ángeles aparecieron llevando la cruz en sus manos, entregándosela al sacerdote para poder oficiar la misa, se dice que desde aquel instante el emir se convirtió al cristianismo. Años más tarde, Fernando III consiguió el dominio de Murcia, y la cruz pasó a formar parte de las banderas y estandartes que portaban los soldados en su lucha contra los musulmanes.

Desde entonces, la Cruz de Caravaca se venera en un templo ubicado en el Castillo de Caravaca. Este lugar, a lo largo de la historia, fue custodiado y defendido por diversas órdenes militares, como los Templarios y la Orden de Santiago. Este era un punto importante en la frontera entre los reinos de Castilla y Granada, lleno de tensión y enfrentamientos. Los cristianos que pasaban por allí sentían que estaban protegidos y amparados por la fuerza sagrada de la cruz.

La fama de la Cruz de Caravaca se extendió gracias a las órdenes religiosas que pasaron por la zona y fundaron conventos y noviciados. Se convirtió en un símbolo de protección para los fieles, y es común verla en edificios e iglesias en toda la cristiandad.

La Cruz ha pasado por muchos avatares a lo largo de la historia, incluso tuvo que ser escondida durante la invasión Napoleónica. En el año 1934, la cruz sufrió un robo sacrílego, y nunca logró encontrarse, fue por ello, que el Papa Pío XII, decidió donar una replica de la cruz, para que no se perdiera su devoción y que asi siga siendo un poderoso símbolo de fe y protección.

Así que ya lo sabes, la Cruz de Caravaca es más que un simple objeto, es una poderosa representación de la fe y la protección que ha dejado huella en la historia, suele darse como un regalo de proteccion para un ser querido y sigue siendo relevante en nuestros días.

Aquí os dejamos el episodio del podcast, ¡esperamos que lo disfrutéis y que os suscribáis si os gustan estas leyendas!

Te puede interesar…

La Cueva de Hércules
La Cueva de Hércules

Una de las leyendas más famosas de la ciudad de Toledo es la leyenda de La Cueva de Hércules. Según …

La Casa del Greco
La Casa del Greco

La ciudad de Toledo, situada en el centro de España, es conocida por su rica historia y por ser uno …

La leyenda del Hombre Pez
La leyenda del Hombre Pez

La ciudad de Cuenca, en España, es conocida por su rica historia y sus monumentos impresionantes, in…

La Virgen de Covadonga
La Virgen de Covadonga

La Cueva de Covadonga es una gruta natural ubicada en el parque nacional de los Picos de Europa, en …

La Casa de las Conchas
La Casa de las Conchas

El mito popular de la calavera de la Casa de las Conchas es una de las historias más conocidas y con…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No puedes copiar el contenido de esta página