Saltar al contenido
Portada » Fernán Antolínez y el ángel guerrero

Fernán Antolínez y el ángel guerrero

Fernán Antolínez y el ángel guerrero

Hoy quiero compartir con vosotros la fascinante historia de Fernán Antolínez que tuvo lugar durante la guerra de Reconquista en el año 970, en la villa de San Esteban de Gormaz, cerca de la frontera con el califato de Córdoba.

Imaginaos la situación: el valiente conde García Fernández y sus tropas se encontraban defendiendo un castillo estratégico, pero el ejército musulmán estaba decidido a conquistarlo y atravesar el vado de Cascajares. Ante esta amenaza, y como solía ocurrir en estas ocasiones, mientras los caballeros y soldados cristianos se preparaban para la batalla, los monjes se dedicarían a rogar por la ayuda divina a través de misas celebradas durante todo el día.

Aquí es donde entra en escena nuestro protagonista, el caballero Fernán Antolínez. Era un fiel devoto y, cuando estaba inmerso en una ceremonia religiosa, su espíritu se elevaba en oración, olvidando todo lo que le rodeaba. En esa fatídica jornada, tras escuchar la primera misa al amanecer, el conde y sus guerreros salieron de la iglesia para enfrentarse al enemigo, pero Fernán Antolínez permaneció de rodillas en la iglesia, absorto en su devoción, ajeno a todo lo demás.

No fue hasta la tarde, al concluir la última misa, cuando Fernán Antolínez salió de su ensimismamiento. Se dio cuenta de que, debido a su devoción, había faltado a una batalla decisiva para los cristianos y se llenó de vergüenza. Se dirigió furtivamente a su casa, escondiéndose con la amargura de haber deshonrado su nombre. Poco después, escuchó voces que se acercaban llamándolo. Eran los soldados y el conde, quien felicitó a Fernán, elogiando su valentía en el combate, pues no solo había mostrado un coraje heroico al enfrentarse a muchos enemigos, sino que había cambiado el rumbo de la batalla alentando así a las tropas, y que tras las adversidades iniciales, la batalla terminó en victoria.

Sin embargo, el leal caballero insistió en que no había sido él quien había llevado a cabo tales hazañas, ya que no se había movido de la iglesia durante todo el día, perdido en sus oraciones. Fue entonces cuando trajeron las armas y armadura de Fernán y en ellas se podían ver claramente las abolladuras, rasgaduras y señales de la intensa batalla en la que había participado. Incluso su caballo mostraba signos de la lucha ardua y sangrienta. Quedó claro que algún ser sobrenatural, tal vez un ángel, había tomado su forma y había peleado en el campo de batalla en su lugar, para que su sincera devoción no le impidiera cumplir con los deberes de un caballero tan valeroso como él.

Como resultado de este episodio, Fernán Antolínez cambió su nombre por el de Pascual Vivas, en memoria de las felicitaciones recibidas de sus compañeros de armas por su destacada participación en lo que sería conocida como la batalla del Vado del Cascajar, librada en el día de Pascua.

¡Y así concluye esta increíble historia! Nos muestra cómo la fe y la devoción pueden llevar a sucesos asombrosos en momentos de gran peligro. Espero que hayáis disfrutado de esta narración histórica llena de intriga y milagros.

Te dejamos el capitulo del podcast para que disfrutes de esta leyenda.

Te puede interesar…

La Cueva de Hércules
La Cueva de Hércules

Una de las leyendas más famosas de la ciudad de Toledo es la leyenda de La Cueva de Hércules. Según …

La Casa del Greco
La Casa del Greco

La ciudad de Toledo, situada en el centro de España, es conocida por su rica historia y por ser uno …

La leyenda del Hombre Pez
La leyenda del Hombre Pez

La ciudad de Cuenca, en España, es conocida por su rica historia y sus monumentos impresionantes, in…

La Virgen de Covadonga
La Virgen de Covadonga

La Cueva de Covadonga es una gruta natural ubicada en el parque nacional de los Picos de Europa, en …

La Casa de las Conchas
La Casa de las Conchas

El mito popular de la calavera de la Casa de las Conchas es una de las historias más conocidas y con…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *