Saltar al contenido
Portada » El Caldero de Oro

El Caldero de Oro

El Caldero de Oro

En las tierras bañadas por el río Esla, en el viejo río llamado Ástura que inspiró el nombre de uno de los pueblos más valientes de la península frente a la invasión de Roma, se encontraba la antigua y noble villa de Riaño. Esta villa, junto a otras villas vecinas, tuvo un gran cambio a mediados de los años 80, ya que desapareció para siempre debido a la construcción del embalse que lleva su nombre. Para la construcción del embalse se anegó el antiguo pueblo y se construyo uno nuevo, pero durante siglos se rumoreó sobre un tesoro oculto en el viejo Riaño: un caldero de oro.

Este caldero tenía una fama legendaria en la zona. Se decía que estaba escondido en algún rincón de los alrededores, pero nadie coincidía en el lugar exacto, algunas personas aseguraban que estaba oculto en las montañas cercanas, sin embargo, otras que se encontraba enterrado en el antiguo pueblo. Lo que sí estaba claro era que se trataba de un objeto muy antiguo, de tiempos anteriores al cristianismo, que había sido utilizado en ceremonias paganas y que estaba hecho de oro macizo. Incluso había quienes decían que estaba lleno de oro molido. Se hablaba también de extrañas imágenes grabadas en su superficie.

La noticia del caldero atrajo a muchos buscadores de fortuna, especialmente a los jóvenes de la zona, quienes solían buscarlo con ahincó. Soñaban con encontrarlo y enriquecerse. Pero los narradores más ancianos siempre advertían que no era buena idea buscarlo, pues venía cargado de malos augurios y podía traer desgracia a todos.

Pero se dice que un día, a mediados de los años setenta del siglo XX, alguien finalmente lo encontró. Se rumorea que fue un profesional de la comarca, tal vez un farmacéutico, que solía recorrer los montes buscando reliquias arqueológicas con un detector de metales.

El hallazgo coincidió con una época en que Riaño aún tenía esperanzas de salvarse de un embalse que la amenazaba desde hacía tiempo, aún estaba pendiente de resolverse la sentencia y tenían la esperanza de que los recursos prosperasen y el pueblo sobreviviera. Pero, paradójicamente, después de encontrar el caldero, se reactivaron los planes para construir el embalse, y Riaño fue condenada a muerte.

Era como si algún mal se hubiera desatado de repente, los planes se aceleraron y no hubo forma de detener el desatre, este asunto fue muy polémico, hubo debates y controversias, pero al final no hubo nada que hacer, y Riaño fue destruida sin piedad. Sus casas fueron derribadas y el valle, que alguna vez fue hermoso, quedó bajo las aguas del embalse.

Nadie supo a ciencia cierta quién era el misterioso farmacéutico, si encontró o no el caldero de oro, y si fue así, no se sabe dónde está el caldero en la actualidad.

Esta historia es un recordatorio de que a veces los tesoros escondidos pueden llevar consigo un destino incierto y que aquello que tanto deseamos puede acabar desatando una tragedia.

¿Qué habrá sido del caldero? ¿Quién encontró realmente ese tesoro y qué fue de él? Quizás un día, alguien descubra el paradero de este mítico caldero y revele los secretos que aún aguardan en las profundidades del río Esla.

Aquí os dejamos el capitulo del podcast, esperamos que lo disfruteis!

Te puede interesar…

La Cueva de Hércules
La Cueva de Hércules

Una de las leyendas más famosas de la ciudad de Toledo es la leyenda de La Cueva de Hércules. Según …

La Casa del Greco
La Casa del Greco

La ciudad de Toledo, situada en el centro de España, es conocida por su rica historia y por ser uno …

La leyenda del Hombre Pez
La leyenda del Hombre Pez

La ciudad de Cuenca, en España, es conocida por su rica historia y sus monumentos impresionantes, in…

La Virgen de Covadonga
La Virgen de Covadonga

La Cueva de Covadonga es una gruta natural ubicada en el parque nacional de los Picos de Europa, en …

La Casa de las Conchas
La Casa de las Conchas

El mito popular de la calavera de la Casa de las Conchas es una de las historias más conocidas y con…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No puedes copiar el contenido de esta página