Saltar al contenido
Portada » El origen de Madrid

El origen de Madrid

El origen de Madrid

El origen de Madrid comienza con una escena de la famosa obra épica de Homero, la Ilíada. En la rapsodia undécima, se nos cuenta cómo Agamenón, el atrida, lidera a sus guerreros a través de las líneas enemigas de los troyanos. En medio de la batalla, se encuentra con un valiente troyano llamado Bianor y, tras una intensa lucha, Agamenón le quita la vida.

Pero resulta que este Bianor tenía un hijo del mismo nombre. Después de la caída de Troya, el joven Bianor logra escapar y emprende un largo viaje por tierras desconocidas hasta llegar a las costas de Albania. Allí, decide establecerse y funda su propio reino.

El hijo de Bianor, llamado Tíberis, se convierte en el legítimo heredero del trono, mientras que de una relación extramatrimonial nace un hijo bastardo, fruto del amor con una mujer llamada Manto. A este niño le ponen el nombre de su ilustre abuelo troyano y, para evitar futuras disputas políticas, deciden alejarlo de Albania junto a su madre.

Es así como la madre de Bianor funda la ciudad de Mantua en Italia, donde reina con la esperanza de que su hijo sea su sucesor en el trono. Sin embargo, cuando Bianor crece, tiene un sueño revelador: el dios Apolo le advierte sobre una terrible epidemia que azotará la ciudad y le ordena alejarse hacia el lugar donde muere el sol para recibir nuevas instrucciones.

El viaje de Bianor, quien ahora es conocido como Ocno debido a su capacidad de predecir el futuro en sueños, es largo y lleno de dificultades. Pero finalmente, llega a un lugar montañoso y fértil, donde Apolo se le aparece una vez más en sueños y le indica que es el sitio adecuado para fundar una nueva ciudad.

Siguiendo las instrucciones divinas, la ciudad es consagrada a la diosa Metragirta (La Cibeles que conocemos), la Gran Madre. Ocno Bianor solicita que se cave una fosa profunda y se prepare una lápida para cubrirla. Cuando sus seguidores cumplen sus deseos, Ocno Bianor se entierra en la fosa, esperando allí su muerte.

Un mes después, Metragirta misma desciende de los cielos en su carro tirado por dos leones para llevarse el cuerpo de Ocno Bianor. Su sacrificio, prometido por Apolo, asegura que la ciudad de Metragirta nunca desaparecerá de la faz de la tierra, pasando con el tiempo de Metragirta a Magerit y finalmente a Madrid.

Y así, queridos lectores, se fundó la misteriosa ciudad poblada por los carpetanos, conocidos como «hombres sin ciudad», quienes esperaban la señal divina para encontrar su hogar. Gracias al sacrificio de Ocno Bianor, la ciudad de Metragirta se mantendría firme a lo largo del tiempo

Te dejamos el capitulo del podcast para que disfrutes de esta leyenda.

Te puede interesar…

La Cueva de Hércules
La Cueva de Hércules

Una de las leyendas más famosas de la ciudad de Toledo es la leyenda de La Cueva de Hércules. Según …

La Casa del Greco
La Casa del Greco

La ciudad de Toledo, situada en el centro de España, es conocida por su rica historia y por ser uno …

La leyenda del Hombre Pez
La leyenda del Hombre Pez

La ciudad de Cuenca, en España, es conocida por su rica historia y sus monumentos impresionantes, in…

La Virgen de Covadonga
La Virgen de Covadonga

La Cueva de Covadonga es una gruta natural ubicada en el parque nacional de los Picos de Europa, en …

La Casa de las Conchas
La Casa de las Conchas

El mito popular de la calavera de la Casa de las Conchas es una de las historias más conocidas y con…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No puedes copiar el contenido de esta página