Saltar al contenido
Enrique IV de Castilla
Portada » En 1474, fallece Enrique IV de Castilla, «el Impotente», que fue monarca desde 1454 hasta su muerte.

En 1474, fallece Enrique IV de Castilla, «el Impotente», que fue monarca desde 1454 hasta su muerte.

La muerte de Enrique IV de Castilla, conocido también como «el Impotente», en 1474 marcó un importante capítulo en la historia de Castilla y en las luchas por el trono en la península ibérica durante la Edad Media. Enrique IV gobernó Castilla desde 1454 hasta su fallecimiento, y su reinado estuvo marcado por una serie de conflictos y disputas dinásticas.

Enrique IV de Castilla, hijo de Juan II y María de Aragón, ascendió al trono tras la muerte de su padre en 1454. Su reinado estuvo caracterizado por una serie de problemas políticos y divisiones internas en el reino. Uno de los aspectos más destacados y controvertidos de su reinado fue la cuestión de su sucesión al trono. Enrique IV tuvo dificultades para engendrar un heredero legítimo, lo que llevó a rumores y acusaciones de que no era capaz de procrear, lo que le valió el apodo de «el Impotente».

La cuestión de la sucesión al trono se convirtió en un asunto central en la política castellana de la época. Enrique IV estaba casado con Blanca de Navarra, pero su incapacidad para tener un heredero legítimo llevó a la anulación de su matrimonio. Posteriormente, contrajo matrimonio con Juana de Portugal, pero la legitimidad de su hija, Juana la Beltraneja, fue objeto de controversia y disputa.

La crisis de sucesión y las divisiones en la nobleza castellana llevaron a un conflicto dinástico conocido como la Guerra de Sucesión Castellana (1475-1479). Por un lado, se encontraba Juana la Beltraneja, considerada por algunos como la legítima heredera al trono de Castilla, y por otro, estaba Isabel de Castilla, hermanastra de Enrique IV. La guerra finalmente se resolvió con el Tratado de los Toros de Guisando en 1468, que reconocía a Isabel como heredera al trono.

La muerte de Enrique IV en 1474 agravó aún más la crisis sucesoria y llevó al conflicto entre los partidarios de Isabel y Juana. Isabel I de Castilla finalmente se convirtió en reina en 1479 tras la firma del Tratado de Alcáçovas, que puso fin a la guerra y reconoció su derecho al trono de Castilla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Te puede interesar...

  • La Noche Toledana
    La Noche Toledana

    Hoy quiero compartir con ustedes una leyenda oscura y sangrienta que ocurrió en la hermosa ciudad de Toledo, en el actual Paseo de San Cristóbal. Esta leyenda es conocida como «La …

    La Leyenda del Crimen de MariCuchilla
    La Leyenda del Crimen de MariCuchilla

    En el día de hoy, les contaremos una historia escalofriante que ha aterrorizado a muchas generaciones en Oviedo. Se trata de la leyenda de Maricuchilla, una joven misteriosa y herm…

    La leyenda del Cazador Maldito
    La leyenda del Cazador Maldito

    Les contaré una historia llena de misterio y condena eterna. Se trata de la historia del Ehiztari beltza, La leyenda del Cazador Maldito. Según el antropólogo Julio Caro Baroja se …

    Los Almendros de Medina Azahara
    Los Almendros de Medina Azahara

    Hace muchos siglos, cuando España todavía era Al-Ándalus, existía una ciudad palatina como ninguna otra, construida por el poderoso califa Abderramán III, una ciudad que bien …

    Pedro El Cruel y el Candilejo de Sevilla
    Pedro El Cruel y el Candilejo de Sevilla

    En el día de hoy, les traemos una de las historias más comentadas y conocidas, se trata de la leyenda del Candilejo de Sevilla. Resulta, que en la ciudad de Sevilla, allá por el si…

    La Leyenda de la Cruz de Caravaca
    La Leyenda de la Cruz de Caravaca

    Hoy hablaremos sobre la famosa Leyenda de la Cruz de Caravaca, un símbolo lleno de poder y protección que ha sido objeto de fascinantes historias a lo largo del tiempo. Cuenta la h…

  • No puedes copiar el contenido de esta página