Saltar al contenido
los moriscos abandonan Granada
Portada » En 1611 El rey Felipe III obliga a los moriscos que quedaban en Granada abandonaran la ciudad de manera inmediata.

En 1611 El rey Felipe III obliga a los moriscos que quedaban en Granada abandonaran la ciudad de manera inmediata.

El año 1611 marcó un episodio oscuro en la historia de España y de la población morisca, con la publicación de una Real Orden por parte del rey Felipe III que tenía un impacto devastador en la comunidad morisca de Granada. Esta orden obligaba a los moriscos que aún residían en la ciudad a abandonarla de manera inmediata.

Los moriscos eran descendientes de los musulmanes que habían vivido en España durante siglos y que, después de la Reconquista, se habían convertido al cristianismo, principalmente bajo coacción y persecución. A pesar de su conversión, los moriscos seguían siendo vistos con desconfianza por las autoridades y la población cristiana.

La publicación de esta Real Orden en 1611 fue el resultado de una serie de tensiones políticas, religiosas y culturales que habían estado en juego durante décadas. Se argumentaba que los moriscos no eran verdaderos cristianos y que seguían practicando el islam en secreto, lo que generaba desconfianza en la sociedad española.

La orden del rey Felipe III implicaba que los moriscos tenían que abandonar Granada en un plazo muy corto, lo que resultó en una tragedia humanitaria. Miles de personas, incluyendo familias enteras, se vieron obligadas a dejar sus hogares, sus tierras y sus pertenencias en un éxodo masivo. Muchos murieron en el camino debido a las condiciones adversas, la falta de alimentos y la exposición a las inclemencias del tiempo.

Este evento dejó una cicatriz profunda en la historia de España y en la memoria colectiva de los moriscos. La expulsión de los moriscos de Granada fue un episodio triste que representó la intolerancia religiosa y la persecución de una comunidad que había vivido en la península ibérica durante siglos.

La expulsión de los moriscos también tuvo un impacto económico significativo en la región, ya que muchas tierras quedaron abandonadas y la población disminuyó drásticamente. A lo largo de los años, España ha reconocido este evento como un error histórico y ha expresado su pesar por las consecuencias devastadoras que tuvo para la población morisca y para la diversidad cultural de la nación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Te puede interesar...

  • La Noche Toledana
    La Noche Toledana

    Hoy quiero compartir con ustedes una leyenda oscura y sangrienta que ocurrió en la hermosa ciudad de Toledo, en el actual Paseo de San Cristóbal. Esta leyenda es conocida como «La …

    La Leyenda del Crimen de MariCuchilla
    La Leyenda del Crimen de MariCuchilla

    En el día de hoy, les contaremos una historia escalofriante que ha aterrorizado a muchas generaciones en Oviedo. Se trata de la leyenda de Maricuchilla, una joven misteriosa y herm…

    La leyenda del Cazador Maldito
    La leyenda del Cazador Maldito

    Les contaré una historia llena de misterio y condena eterna. Se trata de la historia del Ehiztari beltza, La leyenda del Cazador Maldito. Según el antropólogo Julio Caro Baroja se …

    Los Almendros de Medina Azahara
    Los Almendros de Medina Azahara

    Hace muchos siglos, cuando España todavía era Al-Ándalus, existía una ciudad palatina como ninguna otra, construida por el poderoso califa Abderramán III, una ciudad que bien …

    Pedro El Cruel y el Candilejo de Sevilla
    Pedro El Cruel y el Candilejo de Sevilla

    En el día de hoy, les traemos una de las historias más comentadas y conocidas, se trata de la leyenda del Candilejo de Sevilla. Resulta, que en la ciudad de Sevilla, allá por el si…

    La Leyenda de la Cruz de Caravaca
    La Leyenda de la Cruz de Caravaca

    Hoy hablaremos sobre la famosa Leyenda de la Cruz de Caravaca, un símbolo lleno de poder y protección que ha sido objeto de fascinantes historias a lo largo del tiempo. Cuenta la h…

  • No puedes copiar el contenido de esta página