Saltar al contenido
Estatuto de Bayona
Portada » En 1808 se crea el Estatuto de Bayona, el estatuto del rey Jose I Bonaparte de España.

En 1808 se crea el Estatuto de Bayona, el estatuto del rey Jose I Bonaparte de España.

El Estatuto de Bayona, también conocido como la Constitución de Bayona, fue promulgado el 6 de julio de 1808 por José Bonaparte, hermano de Napoleón Bonaparte, quien había sido designado como rey de España. Este documento, oficialmente llamado en francés «Acte Constitutionnel de l’Espagne», representó un intento de introducir un régimen constitucional en España, aunque su contenido fue en gran medida impuesto por Napoleón. A pesar de ser discutido y aprobado por la Asamblea de Bayona, la influencia del emperador francés fue determinante en su redacción final.

Antecedentes

El contexto de la creación del Estatuto de Bayona se sitúa en una España convulsionada por la crisis del Antiguo Régimen. En marzo de 1808, el Motín de Aranjuez llevó a la abdicación de Carlos IV en favor de su hijo Fernando VII. Sin embargo, antes de que Fernando pudiera consolidar su posición, Napoleón convocó a la familia real a Bayona, donde tanto Carlos IV como Fernando VII renunciaron a sus derechos al trono en favor de Napoleón. Esto permitió al emperador francés designar a su hermano José como nuevo rey de España.

Discusión y Aprobación

Entre el 15 y el 30 de junio de 1808, la Asamblea de Bayona se reunió para discutir y aprobar la nueva Constitución. Este proyecto había sido elaborado con una destacada participación del jurista Antonio Ranz Romanillos, aunque la influencia de Napoleón fue preponderante. A pesar de algunas propuestas y modificaciones menores introducidas por los diputados españoles, el texto final reflejaba las intenciones del emperador. Mariano Luis de Urquijo, por ejemplo, propuso introducir principios de independencia judicial y la abolición de derechos feudales, pero no todas sus sugerencias fueron aceptadas. El proyecto fue aprobado casi sin cambios, y se eliminó cualquier referencia a Napoleón como fuente de legitimidad de José I.

Características del Estatuto

El Estatuto de Bayona intentó establecer una monarquía constitucional en España, rompiendo con algunos elementos del Antiguo Régimen. El preámbulo del documento establecía un pacto entre el monarca y sus pueblos, terminando con la monarquía absoluta basada en el derecho divino de los reyes. La Constitución proponía una serie de reformas que, aunque influenciadas por el derecho constitucional francés, también incorporaban elementos del derecho tradicional español.

División de Poderes

La Constitución establecía una división de poderes con ciertas limitaciones:

  • Poder Legislativo: El rey tenía la iniciativa legislativa y las Cortes debían promulgar las leyes.
  • Poder Ejecutivo: Correspondía al rey y sus ministros, siendo estos responsables de la ejecución de las leyes y órdenes del monarca.
  • Poder Judicial: Se configuraba como independiente, aunque los jueces eran nombrados por el rey.

Confesionalidad del Estado

El Estatuto mantenía el carácter confesional del estado, declarando que la religión católica sería la única permitida en España y sus posesiones.

Derechos y Libertades

El documento reconocía ciertos derechos y libertades inspirados en el liberalismo burgués:

  • Supresión de aduanas interiores.
  • Inviolabilidad del domicilio.
  • Libertad personal y derechos del detenido.
  • Abolición del tormento.

La Corona

El Estatuto otorgaba un papel preponderante al monarca, quien era el centro del poder político con amplias atribuciones. La sucesión de la corona se establecía en favor de los descendientes varones de José Bonaparte, con disposiciones específicas para el caso de falta de descendencia.

Las Cortes y el Senado

Las Cortes, estructuradas en tres estamentos (alto clero, nobleza y pueblo), tenían una capacidad limitada para legislar, estando mediadas por el poder del monarca. El Senado, por su parte, no era una cámara legislativa sino una especie de tribunal constitucional.

Debate entre Historiadores: ¿Constitución o Carta Otorgada?

El Estatuto de Bayona ha sido objeto de debate entre historiadores. Mientras que algunos, como Manuel Moreno Alonso, lo consideran la primera Constitución española, otros, como Ángel Bahamonde y Jesús A. Martínez, lo definen como una carta otorgada debido a su origen no democrático y a la imposición de Napoleón.

En resumen, el Estatuto de Bayona representó un intento de modernizar el sistema político español bajo el control de Napoleón. Aunque introdujo algunas reformas significativas, su imposición y la falta de un verdadero acto soberano por parte de la nación española limitan su consideración como una auténtica constitución democrática.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No puedes copiar el contenido de esta página