Saltar al contenido
Jesús Gil
Portada » En 1987, Jesús Gil se hace con la presidencia del club de fútbol Atlético de Madrid.

En 1987, Jesús Gil se hace con la presidencia del club de fútbol Atlético de Madrid.

En 1987, en el panorama del fútbol español, se produjo un acontecimiento que cambiaría la historia del Club Atlético de Madrid: Jesús Gil se hizo con la presidencia del club. Este evento marcó el inicio de una era llena de polémicas, éxitos y controversias que perduraría hasta 2003. Gregorio Jesús Gil y Gil, nacido en El Burgo de Osma el 12 de marzo de 1933, fue un empresario, político y dirigente deportivo cuyo nombre quedaría indisolublemente ligado al Atlético de Madrid y a la ciudad de Marbella, donde también ejerció como alcalde.

La Llegada de Jesús Gil al Atlético de Madrid

El 26 de junio de 1987, se celebraron las elecciones a la presidencia del Atlético de Madrid. En ese momento, la presidencia estaba ocupada provisionalmente por Francisco Javier Castedo, tras el fallecimiento en marzo de Vicente Calderón, una figura histórica para el club. Cuatro candidatos se disputaban el cargo: Salvador Santos Campano, los exministros Agustín Cotorruelo y Enrique Sánchez de León, y el empresario Jesús Gil y Gil.

La campaña de Gil fue audaz y estratégica. Pocos días antes de las elecciones, logró fichar a una de las estrellas del fútbol de aquel momento, Paulo Futre. Este movimiento le aseguró una ventaja decisiva en la contienda electoral, y finalmente, Gil se alzó con la presidencia. En ese momento, llevaba seis años siendo socio del club, pero su ambición y determinación lo llevaron rápidamente a la cima del poder.

La Presidencia de Jesús Gil: Éxitos y Controversias

Durante su gestión, el Atlético de Madrid experimentó una mezcla de éxitos deportivos y episodios controvertidos. Bajo su liderazgo, el club ganó una Liga (1995/96) y tres Copas del Rey (1991, 1992 y 1996), logrando en 1996 el histórico «doblete». Sin embargo, también enfrentó el doloroso descenso a Segunda División en la temporada 1999/2000, un hecho sin precedentes desde 1934. A pesar de este revés, el Atlético logró ascender nuevamente en la temporada 2001/2002 con Luis Aragonés como técnico.

Polémicas y Repercusiones

La presidencia de Jesús Gil estuvo marcada por numerosos escándalos y polémicas. En septiembre de 1990, Gil causó una gran controversia al insultar al árbitro Michel Vautrot tras un partido de la Copa de la UEFA, llamándolo «maricón y pedófilo». Este comportamiento le valió críticas y sanciones, pero no fue el único incidente. A lo largo de su mandato, Gil fue conocido por sus declaraciones incendiarias y decisiones controvertidas, como el cierre de las categorías inferiores del club, lo que provocó la salida de jóvenes talentos como Raúl González Blanco, quien posteriormente se convirtió en una leyenda del Real Madrid.

La Conversión en Sociedad Anónima Deportiva

Un momento crucial en la historia del Atlético de Madrid bajo la presidencia de Gil fue la conversión del club en una sociedad anónima deportiva, en cumplimiento con la nueva Ley del Deporte. Este proceso, que debía estabilizar financieramente a los clubes, permitió a Gil, junto con Enrique Cerezo y su hijo Miguel Ángel Gil Marín, hacerse con el 95% de las acciones del club sin un desembolso financiero significativo. Este controvertido movimiento fue objeto de investigaciones y juicios, conocido como el «caso Atlético», aunque finalmente los delitos prescribieron.

El Legado de Jesús Gil

Jesús Gil dimitió como presidente del Atlético de Madrid el 27 de mayo de 2003, siendo sucedido por Enrique Cerezo. A pesar de las numerosas controversias y problemas legales, su impacto en el club es innegable. Gil falleció el 14 de mayo de 2004 debido a un paro cardíaco provocado por una trombosis cerebral. Su velatorio tuvo lugar en el Estadio Vicente Calderón, donde miles de personas acudieron a rendirle homenaje.

El legado de Jesús Gil en el Atlético de Madrid es complejo y multifacético, marcado por grandes éxitos deportivos, decisiones polémicas y un estilo de liderazgo que dejó una huella imborrable en la historia del club.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No puedes copiar el contenido de esta página