Saltar al contenido
Portada » La Leyenda de la Cruz del Diablo

La Leyenda de la Cruz del Diablo

La Leyenda de la Cruz del Diablo

Cuenca tiene numerosas historias y leyendas que se han transmitido de generación en generación, gracias a la gran historia que tiene esta ciudad a sus espaldas. Una de las más conocidas es la Leyenda de la Cruz del Diablo. ¿No la conoces? No te preocupes, te daremos todas las claves para que descubras esta sorprendente historia.

Cuenta la leyenda que en el siglo XVIII, un joven llamado Diego utilizaba sus encantos para seducir a las doncellas y luego abandonarlas. Un día llegó a la ciudad una mujer de una belleza extraordinaria. Todos quedaban impresionados al verla. Muchos jóvenes intentaron cortejarla, pero sin éxito.

Hasta que Diego decidió intentarlo. La joven le reveló que se llamaba Diana. El apuesto joven se burló de sus amigos, presumiendo de que ya conocía a la hermosa mujer de la que todos hablaban. Pero lo que no esperaba era que Diana le daría largas. Diego se obsesionó con ella, ya que nunca antes había conocido a alguien así.

Sin embargo, lo que no sabía era que esa belleza escondía un terrible y oscuro secreto. Una mañana cualquiera, Diana le envió un mensaje muy concreto al apuesto joven: «Te espero en la Puerta de las Angustias. Seré tuya en la Noche de los Difuntos». Diego estaba entusiasmado y se vistió de gala para esa noche.

Pero no contaba con que se desataría una tormenta intensa, con truenos y relámpagos como protagonistas. A pesar de todo, Diego acudió al encuentro y se encontró con Diana, quien lucía un hermoso vestido. Comenzaron a besarse y cuando el joven levantó la falda de su amada, un rayo cayó repentinamente.

Diego palideció al descubrir que, en lugar de una pierna, Diana tenía una pezuña y una pata de cabra. La escena era tan escalofriante que Diego se aterrorizó y salió corriendo. La hermosa joven resultó ser nada más y nada menos que el Diablo, quien soltó una carcajada que aún resuena en ese lugar.

En ese momento, el joven no dudó ni un segundo en aferrarse a una cruz que encontró cerca del santuario. El Diablo le dio un zarpazo, pero cuando pudo abrir los ojos, vio que la marca había quedado en la cruz. Fue una experiencia que marcó a Diego para siempre. Tanto es así que decidió ingresar en el Santuario de las Angustias y nunca más se supo de él. La historia de Diego y la Cruz del Diablo se convirtió en una leyenda que perdura en Cuenca hasta el día de hoy

Cada vez que los lugareños se reúnen para contar historias, mencionan la trágica experiencia de Diego y advierten sobre los peligros de dejarse seducir por la apariencia engañosa. La cruz en el santuario se convirtió en un símbolo de protección y recordatorio de los peligros que acechan en la oscuridad.

Así, Cuenca se llena de misterio y fascinación con sus relatos de antaño. La ciudad, con su historia rica y sus leyendas cautivadoras, se erige como un lugar que despierta la imaginación y el asombro de quienes la visitan. Cada rincón guarda secretos y cada calle susurra historias que se entrelazan con el pasado, recordándonos que la realidad y la fantasía a menudo se cruzan en los lugares más sorprendentes.

Te dejamos el capitulo del podcast para que disfrutes de esta leyenda.

Te puede interesar…

La Cueva de Hércules
La Cueva de Hércules

Una de las leyendas más famosas de la ciudad de Toledo es la leyenda de La Cueva de Hércules. Según …

La Casa del Greco
La Casa del Greco

La ciudad de Toledo, situada en el centro de España, es conocida por su rica historia y por ser uno …

La leyenda del Hombre Pez
La leyenda del Hombre Pez

La ciudad de Cuenca, en España, es conocida por su rica historia y sus monumentos impresionantes, in…

La Virgen de Covadonga
La Virgen de Covadonga

La Cueva de Covadonga es una gruta natural ubicada en el parque nacional de los Picos de Europa, en …

La Casa de las Conchas
La Casa de las Conchas

El mito popular de la calavera de la Casa de las Conchas es una de las historias más conocidas y con…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *