Saltar al contenido
Portada » La Meiga Chuchona

La Meiga Chuchona

La Meiga Chuchona

Os cuento en esta ocasión la historia de la Meiga Chuchona, ocurrida en la aldea de San Xián de Sergude, entre las verdes colinas y los ríos serpenteantes, donde se desencadenó una tragedia que llenó de miedo y desesperación a sus habitantes.

En esta aldea había un matrimonio que sufría una terrible pena, ya que todos sus hijos morían poco después de nacer, habían hecho varios intentos y todos habían acabado con el mismo resultado, ahora, la mujer habia dado a luz a otra niña, pero la recién nacida parecía seguir el mismo destino de sus hermanos, ya que estaba encanijada.

La gente del pueblo sospechaba que algún tipo de hechicería estaba involucrado en las desdichas que le ocurrían a la familia. Podría ser envidia o mal de ojo, pero también se rumoreaba que una meiga chuchona, una bruja que se alimenta de la sangre de los bebés, podía estar detrás de todo.

Una Meiga es el nombre que se da en Galicia a una bruja o a la hechicera cuyo cometido es hacer el mal a personas y animales, para lo que en ocasiones establece un pacto con el diablo

El matrimonio, desesperado por salvar a su última hija, buscaron ayuda de personas sabias y expertas en magia. La madre de la mujer, que ya era una mujer anciana y con mucha sabiduría, les comentó que debía de ser cosa de mal de ojo o de la chuchona, para saber si era así, les recomendó que marcasen unos juncos del mismo tamaño, con ciertas marcas en cada uno, uno para la envidia, otro para el mal de ojo, y otro para la chuchona.

Al cabo de unos días, vieron que en el junco que tenia la marca de la chuchona, se habia grabado a fuego una silueta de una bruja, confirmando así los peores presagios de la anciana madre.

Pero aún no estaba todo perdido, la madre les contó una solución para proteger a la niña. Debían ponerle a la niña una castaña de Indias , un diente de ajo y una ramita de hierba de San Juan. Y no dejarla sola, bajo ningún concepto. Además, debían estar atentos durante la noche a la llegada de una gran mosca negra. Cuando la mosca se posara sobre la niña, debían golpearla con una rama de laurel, aunque lo ideal sería de avellano, pero al no haberlo por la zona, bastaría con la rama de laurel, además, habia que desconjurarla diciendo “San Silvestre, meiga fuera!”.

Esa misma noche, mientras los padres velaban a su hija, la gran mosca negra apareció y se posó sobre la niña, dispuesta a chuparle la sangre. Rápidamente, el padre la golpeó con la rama de laurel, mientras que la madre recitaba el conjuro. al hacerlo, la mosca se marcho de inmediato, perdiéndose en la oscuridad de la noche….

Al día siguiente, se enteraron de que una mujer de una localidad vecina, de la que se decía que era meiga, había muerto repentinamente en su casa. Por lo que llegaron a la conclusión de que aquella mujer era la bruja vampiro que los habia atormentado durante tanto tiempo. Desde ese momento, la niña creció sana y fuerte, convirtiéndose en una de las jóvenes más guapas de la aldea.

Esta famosa leyenda gallega nos muestra cómo la sabiduría popular y la magia se unen para proteger a un ser querido. muchos dicen no creer en las meigas, pero sin duda, haberlas, hailas…..

Os dejamos el capitulo del podcast, esperamos que os guste!

Te puede interesar…

La Cueva de Hércules
La Cueva de Hércules

Una de las leyendas más famosas de la ciudad de Toledo es la leyenda de La Cueva de Hércules. Según …

La Casa del Greco
La Casa del Greco

La ciudad de Toledo, situada en el centro de España, es conocida por su rica historia y por ser uno …

La leyenda del Hombre Pez
La leyenda del Hombre Pez

La ciudad de Cuenca, en España, es conocida por su rica historia y sus monumentos impresionantes, in…

La Virgen de Covadonga
La Virgen de Covadonga

La Cueva de Covadonga es una gruta natural ubicada en el parque nacional de los Picos de Europa, en …

La Casa de las Conchas
La Casa de las Conchas

El mito popular de la calavera de la Casa de las Conchas es una de las historias más conocidas y con…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *