Saltar al contenido
Luis de Fuentes y Vargas
Portada » En 1574 el capitán Luis de Fuentes y Vargas funda la Villa de San Bernardo de la Frontera de Tarixa (o Tarija), en lo que actualmente pertenece al sur de Bolivia.

En 1574 el capitán Luis de Fuentes y Vargas funda la Villa de San Bernardo de la Frontera de Tarixa (o Tarija), en lo que actualmente pertenece al sur de Bolivia.

El 4 de julio de 1574, el capitán Luis de Fuentes y Vargas fundó la Villa de San Bernardo de la Frontera de Tarija, en lo que actualmente es el sur de Bolivia. Este hecho marcó un hito en la expansión del Imperio Español en América del Sur, estableciendo un asentamiento estratégico en una región clave para la defensa y expansión territorial.

Luis de Fuentes y Vargas, nacido en Sevilla en 1530, provenía de una familia de ilustres andaluces. Desde joven, Fuentes soñaba con aventuras y exploraciones, influenciado por los relatos de los exploradores que regresaban de sus viajes al Nuevo Mundo. En 1554, con 24 años, se embarcó hacia América en busca de sus sueños y de honor. Después de prestar servicio militar en Panamá, Lima y Charcas, Fuentes ganó reputación como un leal y valeroso soldado en los asientos mineros de Potosí.

En 1573, Fuentes conoció al virrey del Perú, Francisco Álvarez de Toledo, quien le encargó la misión de fundar una villa en el Valle de Tarija. Este valle, ya explorado y bautizado previamente, era crucial para la defensa contra los chiriguanáes. La fundación de la villa no solo era una cuestión militar, sino también una estrategia para consolidar la presencia española en la región y establecer un enlace entre Charcas y Buenos Aires.

El 22 de enero de 1574, se emitió la Real Provisión que oficializaba la misión de Fuentes. La orden destacaba la importancia de establecer poblaciones españolas en la frontera para defender a los vasallos de Su Majestad. Con esta misión, Fuentes y su grupo de exploradores, compuesto por 46 españoles, emprendieron el viaje desde La Plata hacia el Valle de Tarija.

La expedición enfrentó numerosos desafíos mientras se desplazaba por los caminos incaicos y descendía hacia los valles de Cinti. A fines de mayo, llegaron al Valle de la Calama, donde Fuentes y su equipo encontraron un sitio adecuado para la fundación de la villa. El terreno elegido cumplía con las ordenanzas de las Leyes de Indias, que mandaban seleccionar lugares fértiles, con abundancia de agua y recursos naturales.

El 4 de julio de 1574, Fuentes y Vargas incrustó su espada en la tierra y ordenó enarbolar el tronco de real justicia, leyendo el acta fundacional de la Villa de San Bernardo de la Frontera de Tarixa. La villa fue fundada con un plan urbano que incluía solares para la iglesia, el cabildo y las viviendas de los colonos. La Iglesia Matriz, dedicada al Santísimo Nombre de Jesús, fue una de las primeras edificaciones, reflejando la importancia de la fe en la nueva comunidad.

La fundación de Tarija fue una empresa significativa que consolidó la presencia española en una región estratégica. Fuentes y Vargas desempeñó un papel crucial en la organización y desarrollo de la villa, distribuyendo tierras y supervisando la construcción de infraestructuras esenciales. Su legado perdura en la moderna Tarija, donde la Plaza Luis de Fuentes y Vargas y su estatua conmemoran al fundador andaluz.

Luis de Fuentes y Vargas murió en La Plata el 14 de agosto de 1598, dejando un legado duradero en la historia de Bolivia. Su visión y liderazgo en la fundación de Tarija contribuyeron significativamente a la expansión y consolidación del Imperio Español en América del Sur, estableciendo bases sólidas para el desarrollo de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No puedes copiar el contenido de esta página