Saltar al contenido
Mariana de Neoburgo
Portada » En 1740, Fallece Mariana de Neoburgo, aristócrata española, casada con Carlos II de España entre 1689 y 1700

En 1740, Fallece Mariana de Neoburgo, aristócrata española, casada con Carlos II de España entre 1689 y 1700

En 1740, España vio el fallecimiento de una de sus figuras más controvertidas y significativas del siglo XVII, Mariana de Neoburgo, quien fuera reina consorte de Carlos II de España entre 1689 y 1700. Mariana del Palatinado-Neoburgo nació el 28 de octubre de 1667 en Düsseldorf, Alemania, y murió el 16 de julio de 1740 en Guadalajara, España.

Mariana era hija del elector palatino del Rin, Felipe Guillermo del Palatinado, y de Isabel Amalia de Hesse-Darmstadt. Criada en el castillo de Neoburgo junto a sus hermanas, desde joven destacó por su belleza física y su carácter altivo. Su matrimonio con Carlos II, el último de los Habsburgo españoles, fue arreglado debido a la alta fertilidad de su familia, lo que se esperaba pudiera dar un heredero al trono español. La boda por poderes se celebró en agosto de 1689, y la ceremonia en persona tuvo lugar el 14 de mayo de 1690 en Valladolid.

Durante su matrimonio, Mariana adquirió una notable influencia sobre Carlos II, lo cual fue percibido negativamente por muchos en la corte y el pueblo español. A pesar de los esfuerzos, la pareja no logró concebir un heredero, lo que exacerbó las tensiones políticas y personales. Mariana fingió múltiples embarazos y conspiró activamente para influir en la sucesión del trono, apoyando a su sobrino, el archiduque Carlos de Austria.

Mariana también estuvo involucrada en prácticas que hoy consideraríamos cuestionables, incluyendo la manipulación de exorcismos a su esposo. Su carácter y acciones la hicieron impopular entre los españoles, quienes la veían como una extranjera altiva y ambiciosa. A menudo se recitaban versos en su contra, reflejando el descontento popular hacia su persona y su influencia en la corte.

Tras la muerte de Carlos II en 1700, Mariana se encontró en una situación precaria. Aunque el testamento de Carlos II le garantizaba una pensión y el señorío de cualquier ciudad española donde deseara residir, Felipe V, el nuevo rey, la obligó a abandonar Madrid. Inicialmente se retiró a Toledo, viviendo en condiciones difíciles y solicitando ayuda económica a su familia en Alemania. En 1706, su sobrino, el archiduque Carlos de Austria, ocupó Toledo, lo que resultó en su destierro a Bayona, Francia, por orden de Felipe V. Allí vivió en relativa oscuridad durante 32 años, aunque mantuvo un séquito considerable.

Su situación mejoró ligeramente cuando Felipe V se casó en segundas nupcias con Isabel de Farnesio, sobrina de Mariana. En 1739, ya anciana y enferma, Mariana regresó a España y fue instalada en el Palacio del Infantado en Guadalajara, donde falleció el 16 de julio de 1740. Fue enterrada en el Monasterio de El Escorial.

Mariana de Neoburgo dejó una marca indeleble en la historia de España. Su vida y acciones reflejan las complejidades políticas y personales de la corte española en un período de transición y conflicto. Aunque su influencia fue significativa, su legado es mixto, marcado tanto por su ambición y poder como por la controversia y el descontento popular que generó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No puedes copiar el contenido de esta página