Saltar al contenido
Portada » La Leyenda del Crimen de MariCuchilla

La Leyenda del Crimen de MariCuchilla

La Leyenda del Crimen de MariCuchilla

En el día de hoy, les contaremos una historia escalofriante que ha aterrorizado a muchas generaciones en Oviedo. Se trata de la leyenda de Maricuchilla, una joven misteriosa y hermosa como la Luna que cometió un terrible crimen por una obsesión.

Cuenta esta leyenda, que todos los jóvenes de la ciudad deseaban su compañía, pero ella siempre mostraba frialdad y desdén, rechazándolos incluso de manera cruel. En el fondo de su corazón, María disfrutaba con perverso placer al ver el sufrimiento de sus pretendientes.

Un día, llegó a la ciudad un ermitaño famélico y descuidado que se instaló en una cabaña en las afueras. Era un hombre santo que pasaba sus días rezando al Señor y vivía de las limosnas que las buenas personas dejaban en su sombrero los domingos por la mañana, cuando todos acudían a la misa que se celebraba en la catedral.

En una de esas ocasiones, María se fijó en él y le pareció que detrás de esa barba desaliñada y esas ropas andrajosas se escondía un hombre apuesto. Durante los días siguientes, esa idea no dejó de rondar en su cabeza, y soñó con la apariencia que según ella debía tener ese ermitaño. Finalmente, se enamoró de él y decidió que debía ser suyo.

Determinada a conquistarlo, María se acercó a su cabaña e intentó seducirlo. Al principio, el ermitaño la rechazó con una sonrisa benevolente, pero después simplemente la ignoró y siguió rezando. En días posteriores, María lo intentó de nuevo, utilizando todas las artimañas que conocía y algunas nuevas que inventó. Pero por primera vez, la atractiva María probaba el amargo sabor del desamor, descubriendo que no soportaba ser despreciada.

En ese momento, podría haberse dado por vencida, a ver escogido cualquier otro hombre entre los tantos que la deseaban, y haber continuado con su vida, pero en lugar de eso, decidió hacer algo que lamentaría por toda la eternidad: buscó la ayuda de una bruja, famosa en toda la región por su habilidad para conseguir ciertas cosas mediante la magia.

En el oscuro sótano de la casa de la bruja, frente a María, la bruja invocó al Diablo, quien acudió de inmediato y le prometió intervenir para hacer que el ermitaño cayera rendido a sus pies. Por supuesto, ella debía pagar un precio a cambio. Debía tomar la cuchilla que le ofrecía y usarla para sacrificar a un niño de su propia familia en una gruta cercana a la cabaña del ermitaño. María dudó, pero algo maligno la atraía desde el interior de esa hoja de metal. Como en un sueño, vio su mano alargarse y coger aquella cuchilla.

A la noche siguiente, sacó a su hermano pequeño de la cuna, lo sostuvo entre sus brazos y salió sigilosamente de la casa. Bajo la luz de la Luna, atravesó la ciudad hasta llegar a las afueras, donde pronto encontró la cueva indicada por el Diablo. Con su mano derecha, sujetó al bebé por las piernas, mientras con la izquierda sacaba la cuchilla de su falda. Era como si aquella fría hoja de metal saludase con jubilo a la Luna.

Cuando, después de cometer el crimen, su hermano dejó de moverse, María recobró la razón. Miró con horror el cuerpo inerte y la sangre que manchaba las rocas de la cueva en una cantidad tan grande que parecía increíble. Fue entonces cuando comprendió la magnitud del crimen que acababa de cometer. Desesperada, corrió en busca de ayuda al ermitaño, quien comenzó a rezar devotamente, preguntando la voluntad del Señor. Finalmente, este le respondió: María quedaba condenada a permanecer en esa cueva, limpiando la sangre de las piedras con su cuchilla hasta que lograra limpiarla por completo.

Pero la sangre era tanta y había calado tan profundamente en las rocas que es imposible que María complete nunca su tarea. De hecho, algunos dicen que aún hoy, en algunas ocasiones del año, se la puede ver arrodillada, con el rostro desfigurado por la desesperación y la ropa hecha jirones. Apenas es una sombra llorosa que raspa las piedras de la cueva con su brillante cuchilla.

¡Esta escalofriante leyenda de Maricuchilla, la condenada de la cueva, nos muestra las terribles consecuencias de nuestros actos y el precio que se puede pagar por buscar el amor de manera desesperada!

Aquí os dejamos el episodio del podcast, ¡esperamos que lo disfrutéis y que os suscribáis si os gustan estas leyendas!

Te puede interesar…

Salt de la Bella Dona
Salt de la Bella Dona

Hoy quiero contarles una de las leyendas más famosas y misteriosas de Mallorca: el ‘Salt de la…

Pedro El Cruel y el Candilejo de Sevilla
Pedro El Cruel y el Candilejo de Sevilla

En el día de hoy, les traemos una de las historias más comentadas y conocidas, se trata de la leyend…

Macías el enamorado
Macías el enamorado

Hoy les contaré la conmovedora historia de Macías el Enamorado, un trovador cuyo destino fue sellado…

Los Amantes de Teruel
Los Amantes de Teruel

Seguro que has escuchado mil veces hablar sobre los amantes de Teruel pero no conoces su leyenda, ho…

Los Almendros de Medina Azahara
Los Almendros de Medina Azahara

Hace muchos siglos, cuando España todavía era Al-Ándalus, existía una ciudad palatina como ninguna o…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No puedes copiar el contenido de esta página