Saltar al contenido
Portada » Masacre en Paracuellos

Masacre en Paracuellos

Masacre en Paracuellos


Dentro del cementerio de Paracuellos yacen los restos de más de 4.500 personas, aunque algunas fuentes sugieren que podrían ser 2.500. Entre los difuntos, que incluyen militares, civiles y religiosos, descansa Carlos Samper Roure (1893-1936), un teniente del cuartel de Conde Duque, quien lamentablemente se convirtió en uno de los primeros fusilados por los milicianos republicanos en este lugar de dolor y tragedia.

La trágica serie de fusilamientos comenzó el 7 de noviembre de 1936 con la formación del primer pelotón, concluyendo el 4 de diciembre de ese mismo año. Sin embargo, entre esas fechas hubo un paréntesis, del 10 al 26 de noviembre, debido a una decisión del entonces líder de Prisiones, el anarquista Melchor Rodríguez, conocido como el ‘Ángel rojo’, quien ordenó que no se sacara a nadie de la celda sin su consentimiento. Fueron días escasos para la gran cantidad de vidas perdidas, añadiendo otro horror al ya de por sí devastador escenario de la Guerra Civil.

El telón de fondo de estos trágicos eventos es el Golpe de Estado contra la Segunda República, programado para el 17 de julio a las 17:00 horas. A pesar de las advertencias recibidas por el Gobierno, estas no fueron completamente tomadas en serio. Sin embargo, todos los militares recibieron órdenes de sus superiores para acuartelarse, en anticipación a lo que se avecinaba. El 18 de julio marca el inicio del denominado ‘Día del Glorioso Alzamiento Nacional’ por el régimen de Franco. Según cuenta Jesús Romero Samper, nieto del teniente Samper, su abuelo no consideraba la situación como algo serio e incluso se presentó vestido de civil en esa jornada fatídica.

El cuartel de Conde Duque, uno de los tres cuarteles de transmisiones de Madrid, no se sublevó de inmediato como otros. A pesar de los ataques externos, el responsable del cuartel, el coronel Francisco Vidal Planas, optó por una estrategia de contención, ordenando no responder al fuego. Sin embargo, eventualmente cayó ante los milicianos, quienes acudieron al Conde Duque en busca de armamento tras la caída del cuartel de la Montaña. La inteligencia de Vidal Planas permitió que algunos milicianos ingresaran para constatar que no se había disparado desde dentro, con el propio teniente Samper guiándolos.

El clima, cada vez más hostil, llevó al coronel a solicitar la intervención de la Guardia Civil, lo que resultó en la detención de 40 soldados y oficiales, entre ellos incluido Carlos Samper.  A los detenidos les llevaron a la cárcel Modelo (cerca de Moncloa), pero su director les envió al Ministerio de la Guerra ya que su prisión no era para militares, Tras esto, el Ministerio los trasladó nuevamente al Conde Duque, donde se estableció una checa para interrogar y, en muchos casos, torturar a los sospechosos de apoyar el golpe militar. Las acusaciones de desafección fueron comunes, y Samper y sus compañeros fueron sometidos a un tribunal popular entre el 14 y el 17 de agosto.

Según la familia, Samper no se rebeló contra la Republica, la acusación de desafección se basaba únicamente en la declaración de un Soldado, un comisario Político que aseguraba que Samper trato de tomar por la fuerza Unión Radio, que fue la primera cadena de radio en España. Según la familia y las alegaciones del propio Samper en su defensa, En el destacamento de Samper hubo continuamente una radio y la tropa pudo estar escuchando las noticias del Gobierno, nunca se censuró nada, por lo que era imposible que Samper hubiera cometido desafección, pero aquello no lo libro de la acusación.

La vida de Samper y su familia se vio marcada por la incertidumbre y la adversidad. Samper está casado y tiene cuatro hijas pequeñas. Su sueldo fue suspendido desde su arresto, y su esposa e hijas lucharon por sobrevivir con la ayuda de otros y con la confección de jerseys para los soldados. Su familia le visita cada semana para llevarle ropa y comida hasta que le pierde la pista. Él prefiere que no vayan porque la prisión está muy próxima al frente y sus vidas pueden correr peligro. Una carta devuelta con el mensaje ‘trasladado’ les hace temer por él, pero nadie les responde ni les aclara nada. Su mujer y sus hijas sólo sabrán que ha sido fusilado cuando acabe el conflicto.

La mañana del 7 de noviembre de 1936, el teniente Samper fue llevado a Paracuellos y allí fue fusilado. Este oscuro episodio de la guerra ha dejado profundas cicatrices en la memoria colectiva española, muchos son los que responsabilizan a Santiago Carrillo de las masacres ocurridas en Paracuellos, ya que por aquel entonces era delegado de Orden Publico de Madrid, aunque el propio Carillo, siempre negó haber tenido algo que ver.

Los vecinos de la localidad Madrileña de Paracuellos tenían instrucciones de cavar cuando recibieran un mensaje concreto «Hay bacalao fresco», y asi, los restos de las víctimas, incluido Samper, descansan en la fosa número 1 del cementerio de Paracuellos, una triste vista que se alza ante la enorme cruz en el cerro de San Miguel, recordando a aquellos que perdieron la vida en aquellos tiempos turbulentos.

Terminada la contienda, a la familia de Samper les entregaron todos los salarios desde 1936 con carácter retroactivo y la pensión correspondiente como viuda de un oficial, además de una medalla, pero esto no impidió que su vida estuviera marcada por el dolor y el sufrimiento de una familia rota, sin embargo, como tantos otros, lograron salir adelante.

El nieto de Samper, Jesús Romero, ha dedicado años a investigar este trágico episodio. Recorriendo los lugares donde ocurrieron los fusilamientos, mostrando los restos de alambre que alguna vez cercaron a los prisioneros, y arrojando luz sobre una página oscura de la historia española.

A pesar del dolor y la tragedia, Jesús cree que han pasado suficientes años para superar la guerra. Sin embargo, insiste en la importancia de recordar, no solo como un acto de memoria, sino como un medio para avanzar como sociedad. A través de su investigación y trabajo, Jesús espera honrar la memoria de su abuelo y de todas las víctimas de aquellos tiempos turbulentos.

Acompáñanos en este episodio mientras exploramos más historias fascinantes en futuros episodios de nuestro podcast.

Fuentes:

Cartas a Paracuellos: Conde Duque: el otro cuartel mártir. amazon

El Mundo: Especiales Guerra Civil

Te puede interesar…

La Perla Negra
Benito Soto, Capitán de la Perla Negra

Te voy a contar una historia realmente impactante sobre Benito Soto Aboal, un famoso pirata gallego …

Bernardo del Carpio
Bernardo del Carpio

Hay muchas teorías sobre si Bernardo del Carpio realmente existió o si es solo un personaje de leyen…

El Acueducto de Segovia
El Acueducto de Segovia

En el día de hoy les traemos una historia fascinante que ha pasado de boca en boca en Segovia a lo l…

El aviador de Cabrera
El aviador de Cabrera

Hoy les contaré la leyenda del fantasma del aviador de Cabrera, un relato que ha desconcertado a qui…

El Barranco de Badajoz
El Barranco de Badajoz

La leyenda del Barranco de Badajoz es una de las más populares y asombrosas que se relatan en la isl…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No puedes copiar el contenido de esta página