Saltar al contenido
muere Santo Domingo de Silos
Portada » En 1073 muere Santo Domingo de Silos, religioso español

En 1073 muere Santo Domingo de Silos, religioso español

La muerte de Santo Domingo de Silos en 1073 marcó el fin de una vida dedicada al servicio religioso y dejó un legado que perdura hasta hoy. Nacido como Domingo Manso en Cañas, La Rioja, alrededor del año 1000, este abad español de la orden de los benedictinos fue canonizado por la Iglesia Católica. Es fundamental destacar que no debe ser confundido con Santo Domingo de Guzmán, fundador de la Orden de Predicadores o dominicos.

La vida de Santo Domingo de Silos estuvo marcada por una serie de eventos significativos. A pesar de la leyenda que lo vincula con la realeza de Navarra, su origen fue más humilde; su padre, un hidalgo campesino, lo retiró temporalmente de la educación formal para convertirlo en pastor. Sin embargo, tras retomar sus estudios, se ordenó sacerdote a los 26 años y sirvió en la iglesia de Cañas. Su sed de espiritualidad lo llevó a una vida eremítica entre 1031 y 1033, antes de unirse como monje benedictino al monasterio de San Millán de la Cogolla.

Debido a conflictos con el rey de Navarra, se refugió en Castilla bajo la protección de Fernando I. En 1041, el rey le encomendó la restauración y expansión de la ermita de San Sebastián de Silos, convirtiéndola en el monasterio de San Sebastián de Silos, del cual fue abad hasta su fallecimiento. Su fama de milagrero y taumaturgo, tanto en vida como después de su muerte, lo convirtió en un santo popular en la región, dando origen al nombre de la abadía: Santo Domingo de Silos.

Las reliquias de Santo Domingo de Silos, como su báculo de avellano utilizado en sus últimos años, se conservan en el Monasterio. La literatura también ha contribuido a su legado, con Gonzalo de Berceo escribiendo en el siglo XIII la «Vida de Santo Domingo de Silos», basándose en fuentes latinas y en una hagiografía escrita por Grimaldus, un monje benedictino compañero suyo.

La figura de Santo Domingo de Silos trasciende el tiempo, siendo recordado por su devoción, gestión monástica ejemplar y la influencia que tuvo en la región de Castilla la Vieja. Su tumba en el claustro de la abadía es un sitio de veneración, y su legado perdura en la literatura y la tradición religiosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Te puede interesar...

  • La Leyenda del Crimen de MariCuchilla
    La Leyenda del Crimen de MariCuchilla

    En el día de hoy, les contaremos una historia escalofriante que ha aterrorizado a muchas generaciones en Oviedo. Se trata de la leyenda de Maricuchilla, una joven misteriosa y herm…

    La leyenda del Cazador Maldito
    La leyenda del Cazador Maldito

    Les contaré una historia llena de misterio y condena eterna. Se trata de la historia del Ehiztari beltza, La leyenda del Cazador Maldito. Según el antropólogo Julio Caro Baroja se …

    Los Almendros de Medina Azahara
    Los Almendros de Medina Azahara

    Hace muchos siglos, cuando España todavía era Al-Ándalus, existía una ciudad palatina como ninguna otra, construida por el poderoso califa Abderramán III, una ciudad que bien …

    Pedro El Cruel y el Candilejo de Sevilla
    Pedro El Cruel y el Candilejo de Sevilla

    En el día de hoy, les traemos una de las historias más comentadas y conocidas, se trata de la leyenda del Candilejo de Sevilla. Resulta, que en la ciudad de Sevilla, allá por el si…

    La Leyenda de la Cruz de Caravaca
    La Leyenda de la Cruz de Caravaca

    Hoy hablaremos sobre la famosa Leyenda de la Cruz de Caravaca, un símbolo lleno de poder y protección que ha sido objeto de fascinantes historias a lo largo del tiempo. Cuenta la h…

    La casa del Dragon
    La Casa del Dragon y Wilfredo

    La Casa del Dragon y Wilfredo, es una historia fascinante que nos transportará a tiempos pasados, donde valientes guerreros luchaban contra temibles dragones. Esta leyenda ha …