Saltar al contenido
Portada » Objeción de conciencia: Fusilado por negarse a empuñar las armas

Objeción de conciencia: Fusilado por negarse a empuñar las armas

Objetor de conciencia

«Jaca 18 – agosto 37. Querida madre y hermana: Hace días que no sabéis nada de mí pero he aquí la causa. Hace 2 o 3 días dije en el cuartel que no podía coger las armas y me amenazaron y entonces deserté» Este era el comienzo de la carta que Antonio Gargallo Mejía escribió a su familia poco antes de su fusilamiento. Antonio, el cual se cree que fue el primer objetor de conciencia de nuestro pais, era un joven de 19 años, de oficio panadero que estudiaba para delineante, y que, debido a sus creencias religiosas, tuvo un final trágico.

Antonio era testigo de Jehová en una época en que los miembros de esta fe se podían contar con los dedos de una mano, prefirió morir antes que matar a nadie, siguiendo el famoso mandato de Isaías, que inspiró la estatua de la sede de la ONU en Nueva york de la figura del hombre convirtiendo las espadas en arados, y que decía que «Ellos convertirán sus espadas en arados y sus lanzas en hoces. Ningún pueblo volverá a tomar las armas contra otro ni a recibir instrucción para la guerra», fue este mandato el que le hizo perder la vida, su madre y su hermana no conocieron este hecho hasta mucho después, cuando finalmente les llegó la carta.  

Antonio era hijo de un funcionario de prisiones que murió antes de su fusilamiento, fue llamado a filas en agosto de 1937 por el Ejército rebelde, concretamente el Regimiento Aragón número 17, destinado primero en Jaca y después en Zaragoza. Su cuartel estaba en Huesca, un escenario clave durante la contienda. Allí, un amigo suyo, Nemesio Orús, vivió una situación similar a la suya, pero cuando se encontraba ante el pelotón de fusilamiento, su esposa logró interceder, se echó a los pies del capitán del pelotón rogando que le dejase marchar, ya que, según decía, su marido había perdido la cabeza con la Biblia.

Antonio explicó en su carta por qué no se había despedido de su familia: «No me despedí de vosotras porque se dice que fusilan a las familias de los desertores, pues por si acaso, no sabiéndolo tú no te podrían hacer nada. Me han detenido y sin oírme siquiera me han condenado a muerte y esta noche dejo de vivir en la Tierra». Antes de esto Antonio se habia presentado ante sus superiores, pero se negó a jurar lealtad a la bandera. Intentó huir pero fue capturado en Canfranc, cerca de la frontera con Francia cuando intentaba huir a través del puerto de Somport. Tras capturarlo fue sometido a un consejo de guerra que le ofreció dos opciones: luchar o ser fusilado.

En su carta, Antonio escribió: «No te aflijas ni llores por que te he desobedecido, pero he obedecido a Dios. Después de todo poco pierdo porque, si Dios quiere, pasaré a una nueva y mejor vida». Considerado el primer objetor de conciencia de España, su historia fue silenciada por mucho tiempo en una España católica y conservadora que prefería olvidar a un desertor y apóstata y aunque con el paso del tiempo fue conociéndose la historia de su vida, este era un relato que aún tenia muchas sombras.

«Tú eres muy católica pero no tienes tanta fe como yo. Tú ves ahora las injusticias que se hacen en el mundo». Su familia decidió callar y su hermana prefirió decir a sus hijos que el tio Antonio había sido fusilado por sus ideas políticas. En los años 90, esta hermana, que vivía en Zaragoza, se encontró con un miembro de los Testigos de Jehová y expresó su descontento por la falta de reconocimiento a los mártires de esta confesión, algo que los católicos si habían sabido hacer con los suyos.

En 1978 existía un informe internacional que mencionaba a Antonio, pero aún era necesario investigar más. Su hermana colaboró facilitando una foto de Antonio, y el expediente del juzgado de Zaragoza ubicaba a Gargallo en el cementerio de Jaca, según parecía, en una fosa común, según este archivo, el 18 de agosto de 1937, justo la fecha que señalaba su carta, se habia producido un entierro de una persona que no tenia nombre.

Se despidió de su familia con estas palabras: «Adiós madre y hermana queridas hasta siempre. Hoy estreno el papel que tú me regalaste. Estoy tranquilo hasta que llegue mi hora».

La investigación sobre Antonio Gargallo, el primer español que murió por negarse a empuñar las armas, fue realizada por Aníbal Matos, director apoderado para España del Círculo Europeo de Antiguos Deportados e Internados Testigos de Jehová, una asociación de supervivientes de los campos de concentración nazis y sus descendientes. Para Matos fue una sorpresa poder constatar con gran cantidad de detalle la existencia de un objetor de conciencia en la España de 1937, incluso antes que los ‘Bibelforschers’ que fueron unos estudiantes de la Biblia perseguidos por Hitler: «Las circunstancias de Antonio fueron especialmente dramáticas porque objetaba del Ejército que iba ganando terreno y además en un lugar como Jaca».

Terminó su carta con estas palabras: «Recibid el último abrazo de éste vuestro hijo y hermano que os quiere de verdad aunque no lo creáis».

Antonio será recordado por su valentía y su compromiso con sus principios religiosos, convirtiéndose en un ejemplo de la lucha por la libertad de conciencia y la integridad personal en tiempos de guerra.

Aquí te dejamos el capitulo del podcast, no olvides que tienes disponible otros relatos de guerra.

Fuentes:

El Mundo: Especiales Guerra Civil

Te puede interesar…

La Perla Negra
Benito Soto, Capitán de la Perla Negra

Te voy a contar una historia realmente impactante sobre Benito Soto Aboal, un famoso pirata gallego …

Bernardo del Carpio
Bernardo del Carpio

Hay muchas teorías sobre si Bernardo del Carpio realmente existió o si es solo un personaje de leyen…

El Acueducto de Segovia
El Acueducto de Segovia

En el día de hoy les traemos una historia fascinante que ha pasado de boca en boca en Segovia a lo l…

El aviador de Cabrera
El aviador de Cabrera

Hoy les contaré la leyenda del fantasma del aviador de Cabrera, un relato que ha desconcertado a qui…

El Barranco de Badajoz
El Barranco de Badajoz

La leyenda del Barranco de Badajoz es una de las más populares y asombrosas que se relatan en la isl…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No puedes copiar el contenido de esta página