Saltar al contenido
Saturnino Calleja
Portada » En 1915, fallece Saturnino Calleja, editor español

En 1915, fallece Saturnino Calleja, editor español

En 1915, España perdió a una de sus figuras más destacadas en el campo de la edición y la pedagogía: Saturnino Calleja Fernández. Nacido en Burgos el 11 de febrero de 1853, Calleja se convirtió en un pilar fundamental para la literatura infantil y la educación primaria en España. Falleció en Madrid el 7 de julio de 1915, dejando un legado perdurable que aún hoy se recuerda con cariño y respeto.

Un Visionario de la Edición

Saturnino Calleja nació en una familia dedicada a las artes y la imprenta. Su padre, Fernando Calleja Santos, fundó un negocio de librería y encuadernación en Madrid en 1876. Saturnino tomó las riendas del negocio en 1879 y lo transformó en la famosa Editorial Calleja, que llegaría a ser la editorial más popular en España, Hispanoamérica y Filipinas. En 1899, la editorial había publicado ya 3,400,000 volúmenes, una cifra impresionante para la época.

Calleja introdujo tres importantes innovaciones en el mundo editorial. Primero, publicó grandes tiradas de libros y cuentos a precios muy accesibles, lo que democratizó la lectura y fomentó el hábito de la lectura entre los niños. Segundo, sus cuentos eran diminutos, con dimensiones que permitían a los niños coleccionarlos y transportarlos fácilmente, una novedad que atrajo a muchos jóvenes lectores. Finalmente, se preocupó por mejorar la calidad de los libros de pedagogía, haciéndolos más accesibles y llenos de ilustraciones atractivas, para que los maestros pudieran utilizarlos eficazmente en las escuelas.

Promotor de la Educación y la Cultura

Además de su trabajo como editor, Calleja fue un ferviente defensor de la educación. Fundó y dirigió la revista «La Ilustración de España», destinada a defender los intereses del magisterio español. También creó la Asociación Nacional del Magisterio Español y organizó la Asamblea Nacional de Maestros, convirtiéndose en un líder indiscutible de los maestros en España.

La Editorial Calleja no solo publicó cuentos infantiles, sino también una amplia gama de libros de texto, obras de literatura clásica, diccionarios, atlas y libros sobre medicina, derecho y otros temas. Entre sus publicaciones más notables se encuentra la primera edición completa de «Platero y yo» de Juan Ramón Jiménez y varias ediciones de «Don Quijote de la Mancha».

Legado Duradero

La colección de cuentos económicos de Calleja, con precios accesibles para todos los bolsillos infantiles, se convirtió en un fenómeno cultural. La expresión «¡Tienes más cuento que Calleja!» aún se usa para referirse a alguien con mucha imaginación o inventiva. Los cuentos de Calleja eran conocidos por su fina ironía, juegos con anacronismos y actitudes disparatadas, lo que los hacía inconfundibles y muy populares entre los niños.

Después de su muerte, la Editorial Calleja continuó publicando bajo la dirección artística de Salvador Bartolozzi, alcanzando nuevas cotas de originalidad y buen gusto. Los cuentos de Calleja permitieron a generaciones de niños españoles conocer a autores como Hans Christian Andersen, los hermanos Grimm, y obras como «Los viajes de Gulliver» y «Las mil y una noches».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No puedes copiar el contenido de esta página